La ortodoncia es la especialidad de la odontología que corrige los huesos y los dientes que están mal colocados.
Cuando el paciente es infantil podemos corregir tanto los problemas de dientes como los de hueso, éstos últimos mediante la ortopedia. En cambio en los pacientes adultos corregimos los dientes, pero para corregir los huesos nos tenemos que ayudar de la cirugía ortognática.

Por qué me pongo ortodoncia?Habitualmente el paciente de ortodoncia acude a la consulta por un motivo estético ("tengo los dientes descolocados", "tengo las paletas torcidas",...) y es en muy pocos casos en los que el paciente demanda un tratamiento de ortodoncia por un motivo funcional ("muerdo mal", "no me puedo colocar los dientes").Se debe llegar a un buen entendimiento entre el ortodoncista y el paciente para intentar solucionar el caso obteniendo la mejor función posible en cada caso unida a una muy buena estética.

Duración del TratamientoEn todos los campos de la medicina es difícil establecer con exactitud la duración de un tratamiento, ya que existe una respuesta individual de cada paciente, pero una vez realizado un buen estudio del paciente, se puede aproximar.

Ortodoncia en AdultosLos tratamientos de los adultos, pueden ser de colocación de dientes mediante los brackets, o combinados con cirugía ortognática si existen asimetrías o descolocación de huesos que no podemos corregir con aparatos, al no haber ningún crecimiento en estos pacientes.

Solemos colocar brackets cerámicos, es decir, blancos, porque mejora la estética del paciente adulto durante el tiempo del tratamiento.
En la mayoría de estos tratamientos, están involucrados otros especialistas (periodoncista, implantólogo, protesista, endodoncista,... ) para poder conseguir el éxito completo.

ContenciónUna vez que hemos terminado la colocación de todos los dientes, podemos pasar a retirar los aparatos que hayamos usado en el paciente para conseguir nuestro fin. Pero debemos colocar en ese momento alguno de los métodos que existen de retención para que los dientes no se vuelvan a descolocar, ya que intentarán volver a la posición inicial que tenían antes de comenzar el tratamiento. Esta retención se llevará el máximo tiempo posible para garantizar la correcta colocación dentaria, siendo incluso aconsejable que sea de por vida.